mitos sobre las traducciones juradas

Mitos sobre las Traducciones Juradas

Tabla de contenidos

En torno de las Traducciones Juradas, continuamente se han concebido ideas erradas, varios clientes consideran que son difíciles de hacer, costosas, que es difícil contratar un Traductor Jurado, que si la traducción va a ser aceptada por el organismo que la necesita y tantas otras, que deseamos despejar los mitos más frecuentes.

 

Los Traductores tienen que estar Colegiados

En España no existe “Colegio de Traductores” ni de Traductores Jurados, el ente regulador de la profesión es la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El ente regulador asigna un número a los Traductores Jurados una vez que sus credenciales son aprobadas, este número es de orden y en ningún caso es una colegiación. 

Dichos números se integran en los sellos de los traductores jurados y fueron aprobados en la última modificación de la normativa sobre Traducción Jurada que además eliminan la exigencia de indicar dirección, teléfono y otros datos de contacto del traductor.

 

Se necesita dar archivo original al Traductor Jurado

Este es un mito bastante común. El traductor jurado está obligado a firmar, sellar y fechar una fotocopia del archivo original y adjuntarla a la Traducción Jurada. 

El archivo original no es intervenido en lo absoluto, puede hacerle llegar réplica por email o mensajería al traductor jurado y él se encargará de traducirlo y confirmar su fidelidad al original. 

Rememora que la normativa solo pide adjuntar una fotocopia de los originales al lado de la certificación de Traducción Jurada que expide el traductor. 

Sin embargo la actual aceptación de uso de la firma electrónica posibilita la preparación de una Traducción Jurada con firma digital aunque ciertos organismos no permanecen asumiendo la digitalización aún y piden papel. 

 

El Traductor Jurado solo lleva a cabo en su sitio de residencia

Hay traductores jurados de diversos lenguajes, a partir de alemán, francés, inglés o portugués en muchas provincias, empero los lenguajes menos habituales son más difíciles de descubrir. 

 

Una Traducción Jurada de España no podría ser utilizada fuera de España

Sí se puede, siempre y cuando sea aceptada por el país de destino. A veces el destino necesita que la traducción Jurada sea apostillada o legalizada. 

 

La Traducción Jurada puede ser de solo una parte del archivo

El traductor jurado traduce el archivo en su integridad y no sólo en piezas.. El traductor no traduce ni convalida las calificaciones académicas; solo las transcribirá fielmente.

 

Las traducciones juradas tienen fecha de vencimiento

Las Traducciones Juradas no poseen fecha de vencimiento, tienen la posibilidad de ser usadas constantemente. En caso de que la organización que la ocupe se quede con el archivo original, el Traductor va a poder expedir copias del archivo con certificación sellada y firmada.

El mundo de las Traducciones Juradas no es fácil, sin embargo está al alcance de todos constantemente que necesitemos la traducción a otro lenguaje de nuestros propios documentos. 

Traducir un archivo oficial o académico no es sólo pasar los vocablos de un lenguaje a otro. Cada lenguaje tiene sus particularidades y tecnicismos por lo cual estudiarlo o hablarlo no es suficiente. 

Los Traductores Jurados son expertos acreditados por la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores, que no solo conocen el lenguaje de destino del archivo a traducir, sino que se mantienen en constante actualización.

Call Now Button