conoce quién es el traductor

Conoce quién es el traductor

Tabla de contenidos

Ser un profesional de la traducción va más allá de trasladar textos escritos de un idioma a otro, y sus buenos oficios son indispensables en una empresa, gestión de negocios o casos particulares que revisten desde la necesidad de conocer lo que está plasmado en un instructivo, hasta entregar la documentación legal que se exige, en el idioma local, para optar a un determinado empleo en el exterior,  o para postularse como candidato en una universidad extranjera de prestigio.

Se presentan proyectos de traducción en una amplia gama de lenguas, siendo las más buscadas aquellas que comprenden los idiomas con mayor presencia. Sin embargo, aunque surgen muchos proyectos en estos idiomas, también son abundantes los candidatos para emprender y encargarse de ellos. Por el contrario, si se es especialista en un idioma poco buscado, menor será la competencia encontrada.

 

Formación

Si dentro de las aspiraciones vocacionales se encuentra el deseo de ser un traductor profesional, debes obtener una formación para asegurar el éxito y calidad de tu trabajo.

Obtener un grado en Traducción e Interpretación en cualquier universidad, es el inicio para encaminarte dentro de este ámbito profesional. Igualmente, puedes iniciar tus estudios en una carrera de tu elección, y una vez titulado completar tus conocimientos, con la realización de un postgrado en traducción.

Siguiendo la segunda opción tendrás la capacidad de realizar traducciones técnicas en tu área de desempeño, con los detalles técnicos y específicos de esta.

 

Requisitos

 

Fidelidad

Un buen traductor respetará en todo momento el traslado del texto al idioma requerido, de la manera más exacta posible, sin dejar lugar a interpretaciones personales. Esta fidelidad se logra con el conocimiento absoluto de la lengua final, así como los modismos y adecuaciones del mismo, en la región de destino del documento concreto.

 

Conocimiento

No solo se trata de conocer ambos idiomas, de origen y destino, sino que debe  en detalle todo lo relacionado con el contenido del texto, a sabiendas de que una pequeña ambigüedad en un término, puede cambiar por completo el sentido de la traducción en su totalidad.

 

Individualización

De todo lo anterior se desprende, que debe tomarse cada asunto de trabajo de manera particular, conociendo sus necesidades y, teniendo la precaución de estudiar todas las aristas y posibilidades para lograr una traducción completamente adecuada a lo requerido.

 

Estilo y gramática

Siempre debemos tener muy claro, que el conocimiento del idioma de origen y destino, va junto al correcto uso gramatical de estos, y los diversos estilos que presentan los diferentes textos a traducir. 

 

Celeridad

Todo traductor profesional se encontrará con la necesidad de realizar los diversos traslados idiomáticos con prontitud y eficacia, independientemente de que preste sus servicios dentro de una empresa de traducciones, o a modo particular. Dicho esto, debemos contar con que la rapidez con que entrega sus resultados es una de las características más solicitadas, y que redunda en la posibilidad de aceptar otros proyectos, con su consecuente beneficio económico.

  

En la actualidad hay diversidad de agencias profesionales de traducción, que cuentan con excelentes traductores, especializados en variedad de materias, y con la disposición para emprender junto a ustedes los proyectos, asuntos personales y cuestiones jurídicas que necesiten.

Call Now Button