traducciones certificadas

Traducciones certificadas ¿Qué es?

Tabla de contenidos

La traducción de un texto, documento o escrito, en general, se trata de trasladar el contenido en cuestión del idioma en que se realizó, a otra lengua distinta, propia del lugar en se solicita o recibe dicho papel.

Hasta aquí pareciera tarea sencilla, y se habla entonces de traducciones simples, ya sea para el uso de particulares, o el caso común como pueden ser series, películas, folletos de instrucciones, comunicaciones informales o demás posibilidades de la vida diaria. Para estos casos pre nombrados, solamente se necesita el conocimiento a fondo de los idiomas en los que se trabajara. 

Cuando se trata de trámites oficiales, o de ciertas especificaciones o requisitos legales que solicita el receptor, empiezan a surgir algunas distinciones a las que debe ceñirse el profesional o perito traductor, tomando en cuenta cada caso en particular.

 

Certificadas, legalizadas o juradas

Al introducirnos en el ámbito legal, traducir documentos o escritos parece algo más complicado, o cuando menos deben cuidarse otros aspectos adicionales a la lengua. Aparecen diferentes tipos de traducciones, entre las cuales encontramos las certificadas, legalizadas o juradas. Cada una con sus particularidades y usos.

En estas líneas expondremos de manera breve, de qué se trata cada una, para poder precisar cuál es la que necesitará.

 

Certificada

En estas traducciones el traductor profesional da testimonio de que la traducción por él realizada es completamente fiel y exacta a lo que se expresa en el documento original. Se expide en papel, con su respectivo sello, y se emite aparte un certificado que acredita la preparación de quien la efectuó.

 

Se distinguen varios tipos de traducciones en este tipo, como pueden ser:

De índole personal 

Como puede requerirse el récord académico o estados financieros.

De índole civil

Actas de estado civil, trámites de inmigración, documentos que otorgan poder, entre otros.

De negocios

Actas constitutivas de compañías, registros empresariales, trámites de negocios ante autoridades de otro país.

Recordemos que cada escrito es susceptible de ser traducido, pero el tipo de certificación varía dependiendo de los objetivos que se persiguen.

 

Legalizada

La emisión de una traducción legalizada supone un proceso de traslado de un documento a otra lengua, más la validación de esta, emitida en país distinto al que la recibe. En aquellos países que suscriben el convenio de La Haya, se le denomina apostilla, en otros se le llama legalización. Este trámite comprueba la legitimidad del escrito traducido.

Habitualmente un documento primero debe cumplir con el proceso de apostilla, y luego es que debe trasladarse al idioma que se requiera y, el número de la apostilla debe ser incluido en cada página del documento traducido.

 

Jurada

Esta traducción oficial es la que realiza el profesional especializado y acreditado por tribunales o consulados de ciertos países.

Las traducciones juradas son las únicas reconocidas con plena validez jurídica ante los organismos públicos en cada país.

Por otra parte, se conoce una distinción denominada Interpretación jurada, que es una traducción oral, efectuada ante los tribunales de justicia de un país, y cuyo contenido es responsabilidad del perito traductor.

 

En cada caso y requerimiento particular, debe acudirse a personal calificado, que son los únicos garantes de la seriedad y fiel cumplimiento de los requisitos exigidos por los diferentes países de recepción. Siempre se realizará la traducción de manera individualizada, atendiendo a las particularidades del cliente.

Call Now Button